La edad. Es un hecho establecido que nuestra salud inmunológica disminuye con la edad. Los adultos mayores son más propensos a enfermar por exposición a gérmenes y virus. Una vez infectados, sobre todo en el caso de la gripe y la neumonía, tienen una mayor tasa de mortalidad. Dieta. Existen numerosas formas en las que su dieta puede afectar a su sistema de defensa inmunológico.

¿Qué hacer?

En primer lugar, una dieta carente de frutas y verduras no le proporcionará los valiosos antioxidantes que reforzarán su sistema inmunitario. En segundo lugar, consumir demasiado azúcar y grasas saturadas suprime las células inmunitarias (glóbulos blancos) responsables de atacar a las bacterias. Además, hay algunos factores de riesgo incluidos si tienes sobrepeso u obesidad.

Estilo de vida. Sorprendentemente, el estilo de vida podría tener un efecto enorme en su salud inmunológica. Las personas que hacen ejercicio regular y moderado aumentan su nivel de leucocitos, unas células del sistema inmunitario que combaten las infecciones. Varios estudios también apoyan el concepto de que quienes se sienten socialmente aislados tienen un sistema débil en contraste con los individuos que tienen unos cuantos amigos cercanos.

Por último, las personas que sufren estrés crónico están sometidas a las hormonas del estrés adrenalina y cortisol, que suprimen la salud inmunitaria. Obviamente, no puedes hacer nada con respecto a tu edad, pero sí puedes hacer un cambio en tu dieta y estilo de vida. Hay tres cosas significativas que podrían tener un gran efecto positivo en la baja salud del sistema inmunitario.

Recuerde

En primer lugar, practica algún tipo de yoga o meditación para calmarte. Segundo, intente aumentar la cantidad de frutas y verduras que consume diariamente. Tercero, elija una caminata diaria de 20 a 30 minutos, eso aumentará su nivel de leucocitos y ayudará a la pérdida de peso, por lo que tendrá doble ventaja. Jodi M. es una madre apasionada por mantener a su familia sana. Ella recomienda encarecidamente utilizar un enfoque de sistema completo para defenderse de la gripe y el resfriado. Tener un sistema inmunológico sano es una parte crucial de la salud y el bienestar general. 365 días al año.